Amor Mío:
Va pasando el día, hoy no tenía ganas de levantarme, daba vueltas en la cama y solo tenía un pensamiento: A VOS. Tan mal estoy que teniendo plata para el colectivo, me fui y volví caminando al centro. ¿Ganas de comer? Menos aún, me duele la boca del estomago y soy un manojo de nervios.
Dicen que cuando las cosas pasan, es por algo; no se si para bien o para mal, solo suceden y sirven. Yo siempre supe desde el primer día en que te vi, que te iba amar, como nunca había amado antes. A tu lado llore por amor, sonreí por amor, vencí mis miedos por amor y me enfrente a mi pasado por amor. A tu lado descubrí lo que significa hacer el amor y que te arda la piel y morir en tus brazos, cuando el placer llegaba a su punto más hermoso; pero este pasar las horas tan lentamente que me enloquece, estos minutos que son una eternidad, me esta demostrando que no podré vivir sin ti… que toda esa luz y esa energía que hiciste nacer en mi, con tus caricias, con tus besos, con tu estar presente en mi vida; toda esa luz y esa energía hoy no la encuentro, soy incapaz de refugiarme allí donde fuimos felices: en nuestras risas, en nuestros juegos de manos en la cama, en un mate compartido o cuando nos bañábamos juntos, sencillamente no puedo, porque aún cuando estés presente en mi mente, en mi corazón y hasta en mis poemas, no estas presente en mi hoy; solo tu le das valor a nuestros recuerdos y creo que yo ya te perdí desde hace mucho. Te perdí desde que te molestaban mis cartas, desde que mis abrazos no te colmaban, desde que solo me dabas la espalda cuando dormíamos; y no te culpo, te cansaste de mí porque yo no supe medir mi amor y te quite el aire.
No espero que tengas lastima por este hombre que sufre pero que te ama más que a su propia vida, solo espero que si existe una posibilidad de volver a ser los que fuimos, me ayudes a recuperarla. Por mi parte el dolor más grande: tu silencio, tu ausencia y tu perdida, ya lo estoy viviendo y sabe Dios cuanto me duele este presente nuestro; pero si este dolor, si este ahogarme el pecho es necesario para que tu seas feliz o para que nuestro amor se fortalezca, yo soportare todo con tal de verte sonreír de nuevo, porque es tanto lo que te amo que si tu felicidad implica mi sufrimiento, aquí estoy sin miedos, sin rencores para sufrir lo que sea necesario sufrir. Si llegas a leer esta carta, ten presente que pase lo que me pase, mi amor por ti no morirá y siempre te estaré esperando.